New Deal - 100 - Ser productivo o morir y desaparecer

Ser productivo o morir y desaparecer

En Productividad por Fermín LorenteDeja un comentario

Elegir lo que quieres ser, hacer y tener, está en tus manos.

La gran línea divisoria que separa al éxito del fracaso puede expresarse en tres palabras: “No tuve tiempo”Franklin Field

Tal vez el título de este post, el subtítulo y la frase anterior puedan parecerte un tanto exageradas, pero si te fijas un poco, probablemente estarás de acuerdo conmigo en lo siguiente:

  • Si no tienes tiempo para atender a tu familia, probablemente serás un mal padre o una mala madre y posiblemente, también mala pareja. Puede que acabes solo o sola.
  • Si no tienes tiempo para cuidar tu salud y hacer ejercicio, al final tu salud andará mal y tu cuerpo estará muy lejos de como a ti te gustaría.
  • Si no tienes tiempo para invertir en tus estudios, para formarte y crecer profesionalmente, serás un profesional desfasado y poco preparado y estarás a merced de cualquier vendedor de humo en tu profesión y en tu vida.
  • Si no tienes tiempo para compartir con tus amigos, tus amigos acabarán por ignorarte y acabarás solo en la mesa de un bar o frente a un televisor.
  • Si no tienes tiempo para dedicar a tu desarrollo espiritual vivirás una vida inconsciente, tus decisiones no serán realmente tuyas, y tu vida tampoco. Acabarás viviendo la vida que otros han diseñado para ti.
  • Si no tienes tiempo para ganar dinero, tendrás que comprar el dinero con tu tiempo. No podrás pagar a nadie que trabaje para ti y, en consecuencia, estarás solo y tendrás que hacerlo tú todo. Hacer lo urgente impedirá que hagas lo importante y eso, además de impedirte ganar dinero, te impedirá a la vez tener tiempo. Trabajar solo en urgencias e imprevistos es un camino seguro hacia el desastre.

Si revisas un poco los 6 puntos anteriores, observarás que las palabras subrayadas son todas verbos de acción, ¡tienes que hacer algo! La acción no es una opción, es algo imperativo y toda acción requiere tiempo.

Las negritas, son los valores universales, las cosas que realmente le importan a todo el mundo, independientemente de su edad, raza o religión, aquello que da equilibrio a la vida, los valores expresados en La Rueda de la Vida.

En pocas palabras:

Ser improductivo implica estar “atrapado en el circulo vicioso”.

“Como no tengo dinero, no tengo personal. Como no tengo personal, tengo que hacerlo yo todo. Como tengo que hacerlo yo todo, no tengo tiempo para hacer crecer mi negocio, para la familia, para formarme, para los amigos, ni para mí mismo. No tengo tiempo para vivir.”

¿Te suena esta canción?

Ser productivo implica estar “galopando en el circulo virtuoso

“Como no tengo dinero, no tengo personal. Como no tengo personal no tengo que hacerlo yo todo. Como no tengo que hacerlo yo todo no tengo tiempo para hacer crecer mi negocio, para la familia, para formarme, para los amigos, ni y para mí mismo. No tengo tiempo para vivir.”

¿Te gusta más la canción nueva?

Si te fijas, lo único que he hecho ha sido jugar con los “noes”, cambiar las reglas del juego, “hacer un nuevo trato”. Eso es precisamente lo que convierte un círculo vicioso de desesperación, en un círculo virtuoso de ilusión.

Pero eso no es nada fácil, ni es sencillo, lo sabes porque ya lo has probado antes. Probablemente lleves años intentando organizarte, priorizar y gestionar el tiempo. Tal vez ya hayas tirado la toalla, o tal vez estés a punto de hacerlo.

¡No lo hagas!, no te rindas. No antes de haber leído esto. No antes de haber tenido una charla conmigo.

El tiempo es oro, o el tiempo es vida, como prefieras. Si pierdes tu tiempo, por ejemplo, trabajando, estás perdiendo tu vida. Y solo tienes una.

Debo aclarar aquí la enorme diferencia que existe entre trabajar y hacer negocios. Es importante saber diferenciarlos porque, a estas alturas del siglo XXI, aún hay gente que se mata trabajando para NO llegar a fin de mes. Un error que, además de grave, es mucho más habitual de lo que pueda parecer.

Te lo diré bien claro: si trabajas 12 horas diarias, no tienes dinero, y no tienes tiempo, tienes un problema, un gran problema.

Lo siento, pero alguien te lo tiene que decir así de claro, es mi papel, tal como declaro en mi web, esas son mis creencias y éste, mi oficio.

Aunque tú ya sabes todo eso, otra cosa es que no sepas qué hacer, no sepas por dónde empezar, o a dónde ir. O tal vez te hayas convencido de que no existe solución a tu problema.

Pero existe, créeme, hay solución.

La solución a todo eso se llama PRODUCTIVIDAD y la productividad se expresa “siendo productivo”.

Pero no olvides que la productividad y ser productivo no se mide por las horas que trabajas (más bien es todo lo contrario), sino que la productividad se mide en EUROS.

Y esto que acabo de escribir y que parece tan evidente, tan de sentido común, te aseguro que apenas lo conoce nadie, que lo ignora casi todo el mundo. Y si no, ¿por qué andan todos corriendo, estresados y agobiados?, ¿por qué nadie tiene tiempo?

Así que, venga, ¡te regalo la fórmula de la productividad!

Mira, aquí la tienes:

P  =  AV  *  T     (Productividad = Actividades de Valor * Tiempo)

Vamos a desarrollarla, ¿te parece?

Vamos a cambiar la palabra “Productividad” por Euros, y le vamos a asignar una cantidad, pongamos 5.000 €.

También vamos a cambiar la palabra “Tiempo” por horas, y le vamos a asignar una cantidad, pongamos 10 horas.

Ahora la fórmula queda así:

5.000 €  =  AV  *  10 horas.

Si te fijas, solo queda por despejar una incógnita, solo tienes que definir qué Actividades Valiosas tienes que realizar durante 10 horas para conseguir 5.000 €. Tanto da si son al mes o a la semana, 10 horas son 10 horas, o me vas a decir que andas liado y no tienes tiempo para eso.

Si no puedes despejar esa incógnita, probablemente conoces menos de lo que te imaginas tu negocio. O tal vez no tienes un negocio y tienes un autoempleo disfrazado de negocio.

Así que, si realmente quieres ser productivo, si quieres que tu empresa tenga buenos resultados, si quieres comenzar a dejar de trabajar para ponerte al timón y comenzar a dirigir, te propongo dos opciones:
  1. La sencilla y económica, porque serás tú quien tendrá que hacer el viaje en solitario, es que te apuntes al primer Taller de Productividad del calendario para comenzar a entender las reglas de la productividad, de “cómo hacer dinero” y de cómo priorizar, organizarse y tener tiempo.
  2. La compleja y más costosa. Claro que eso de “costosa” depende de en cuánto valoras tu empresa y en cuanto valoras tu rueda de la vida, de tu propia vida. Te propongo que hablemos y que, si lo ves claro, te apuntes a mi próximo Programa de Productividad y desarrollo.

Si no quieres dar más vueltas, si ya estás cansado de intentarlo, si necesitas ir al grano, elige la segunda. Funciona desde hace muchos años, y funcionará para ti como ha funcionado antes para miles de personas. Si no me crees, mira lo que dicen mis clientes. Verás que hay de todos los tamaños, de todos los sectores y de todos los colores.

Te recomiendo el Programa porque he podido comprobar a lo largo de muchos años que el problema real es un problema de actitud. La actitud suele ser el freno y el problema. Y, lamentablemente, si no hay un cambio de actitud, nada funciona.

¡Se requiere ser valiente! Pero solo para dar el primer paso, solo para hacer una llamada, después de eso yo me encargo, recuerda que es mi oficio.

¿Me llamas ahora mismo, en este mismo instante, o nunca vas a atreverte a hacer esa llamada?

Yo creo en ti, ¿y tú?


Foto: Rawpixel


Sobre el autor

Fermín Lorente

Facebook Twitter Google+

Entrenador personal de directivos y empresarios.
Experto en mejorar resultados empresariales.
Formador en organización empresarial y en liderazgo.

Si te ha gustado, ¡comparte!

Leave a Comment