New Deal - 103 - Son tus creencias las que determinan tus resultados en la vida

Son tus creencias las que determinan tus resultados en la vida

En Liderazgo por Fermín LorenteDeja un comentario

Hace ya tiempo que uso con frecuencia la famosa frase de Henry Ford de aquí debajo, es como si me persiguiese. Por alguna razón regresa a mi mente una y otra vez sin que yo la llame. Quién sabe, quizás quiera decirme algo.

He comprobado su validez e importancia tantas veces que no entiendo como algo así no está mucho más presente en cualquier actividad de la gente en su día a día.

Bueno, para ser sincero sí que lo entiendo, aunque no me guste entenderlo. El problema radica en que nuestras creencias habitan en nuestra mente inconsciente. Existen y actúan, pero no somos conscientes de ello. Está comprobado que durante el día más del 90% de nuestras decisiones son inconscientes y están basadas en nuestras creencias más profundas.

Te propongo que vuelvas a leer la frase con calma. Que reflexiones sobre su contenido:

Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto.Henry Ford

Cualquiera puede entender las palabras de la frase. Cualquiera puede también entender sin dificultad su significado. Pero pocos, muy pocos, son capaces de sacar una conclusión específica de ella y ponerla en acción. Es materia reservada solo para quienes viven una vida realmente consciente, para quienes eligen de verdad.

Si todos lo hiciésemos, tantas cosas serían diferentes…

En la vida, como en una conferencia o en un aula, puedes elegir sentarte en la primera fila o en la última.

Y esa elección la determinan tus creencias inconscientes. Hace ya tiempo que decidiste, probablemente sin darte cuenta, si eras del grupo de los “arriesgados” los de primera fila, de los “prudentes” los de la séptima, o de los “ausentes” los que se esconden en la última por si acaso. ¡Por si acaso, ¿qué?!

¡La vida no se vive detrás de las cortinas!

A estas alturas de la vida ya no eliges, tan solo ejecutas el protocolo y te sientas “en tu sitio”, el que elegiste un día .  Tal como crees así haces, y eso, lógicamente tiene sus consecuencias y sus resultados, buenos y malos.

Entender la frase es una cosa, aplicarla a algo, ya es otra, y llevarla a la acción, ya ni te cuento. Eso es para nota, para nota muy alta.

Para que la entiendas en toda su profundidad, voy a poner algunos ejemplos de creencias. Se trata de comprobar tus creencias respecto a asuntos concretos.

Echa un vistazo a las creencias limitantes más habituales que me encuentro en mi día a día con mis clientes. Esas que están en la parte de la frase del “creo que no puedo, o que no es posible”.

Atención al cliente

  • Tengo que atender yo personalmente a todos mis clientes porque quieren hablar conmigo.
  • Cuando un cliente tiene una urgencia y me llama, tengo que dejar lo que hago y atenderle enseguida.
  • Lo primero es el cliente, mis asuntos van después.
  • Si no le digo que sí a un cliente, lo pierdo, y cuesta mucho conseguirlos.

Comercial/ Ventas

  • Yo no sé vender.
  • Esto de vender es cosa de unos pocos que han nacido especiales.
  • Vender es manipular a la gente para colocarle un producto, y yo no hago eso.
  • Para vender hay que engañar, forzar la voluntad de las personas. Si quieren algo ya vendrán.
  • Si no bajas el precio, no vendes.

Producción

Compras

Recursos humanos

Finanzas

Metas y planificación

¿Qué crees tú, estás de acuerdo o en desacuerdo con ellas?

Si estás de acuerdo en líneas generales con las anteriores afirmaciones, probablemente no tengas un problema, quizás ¡tienes problemas muy serios!

¿No me crees?

Vale, te invito a que cojas un papel, o que imprimas este post. Luego, de cada frase con las que estés de acuerdo, escribe las consecuencias que conlleva esa creencia, cómo impacta en tu vida a nivel de resultados, de organización y de calidad de vida.

Y como probablemente te hayas quedado en el primer nivel, en la primera capa de la cebolla, te invito a seguir quitando capas, a profundizar.

Pregúntate ahora ¿Cuáles son las consecuencias de las consecuencias? ¿Qué precio tengo que pagar por ellas?

Si eres honesto contigo mismo, si miras cómo te va la vida y los resultados que consigues, tal vez te des cuentas de que,

¡Necesitas cambiar urgentemente de creencias!

Y si aún no estás de acuerdo, hazte otra pregunta más: ¿qué consecuencias tendrá a largo plazo para mi empresa y para mí, seguir igual, sin cambiar nada?

Así que, ya sabes, quizás “Necesitas hacer un nuevo trato” Esta es nuestra propuesta para ti: Si no te gusta cómo estás, haz un nuevo trato con la vida. Este es el reto y la oportunidad que te ofrecemos.

¿Lo hacemos?

Pero, para cambiar tus creencias, debes primero aprender a formularte o a reformularte preguntas importantes. Tal vez incómodas, sí, pero del todo necesarias.

Así que, ¿qué te parece si aprendemos el proceso?, un proceso que puede impactar y cambiar tu vida y tus resultados si eliges ponerlo en marcha.

Vamos a aprender primero cómo poner la frase en contexto, a construir preguntas o afirmaciones reales y concretas para gente real y concreta, tú, por ejemplo.

Se trata de formular preguntas o afirmaciones que, en lugar de llevarte a lo negativo, a la parálisis y a la dilación, te lleven o cosas positivas, a benéficos y a la acción.

Te sugiero algunas que, como te he dicho, si las contestas y las llevas a la acción, van a cambiar tu vida, poderosamente y para siempre.

  • ¿Qué tendría que hacer para que los clientes los atienda mi gente, y no yo?
  • ¿A qué me dedicaría yo si me librase de la mayoría de urgencias y de imprevistos?
  • ¿Cómo cambiaría mi vida si me divirtiese vendiendo y haciendo clientes?
  • ¿Qué tendría que ocurrir para no tener que rebajar nunca el precio, para cobrar lo que valen mis productos?
  • ¿Qué debería cambiar para que me acepten el doble de presupuestos que en la actualidad?
  • ¿Cómo podría hacer que mi gente trabaje con entusiasmo, aunque yo no esté?
  • ¿Qué impacto tendría en resultados si mejorara un 5% mis indicadores de producción?
  • ¿Cómo podría rebajar los errores y las incidencias un 50%? ¿Cómo impactaría eso en mis resultados?
  • Si mis gastos bajaran un 5% ¿cómo impactaría eso en mi empresa?
  • ¿Qué debería cambiar para que cuando me encarguen un trabajo cobre un 50% a la firma y el resto antes de acabar el trabajo?
  • ¿Cómo podría recortar el plazo medio de cobro en 12 días?
  • Si lograse alcanzar mis objetivos de empresa, ¿cómo cambiaría mi vida?
  • ¿Qué sería diferente en mi vida si estuviese organizado y trabajase solo ocho horas?
  • Si tuviese tiempo, ¿qué haría?
Te lo vuelvo a preguntar de nuevo: ¿te lo crees?, ¿crees que todo eso es posible?

Ya sabes, puedes creer lo que quieras, por mi parte puedo garantizarte que es posible. Lo sé porque lo he visto, porque llevo 10 años ayudando a mis clientes a conseguir cosas como esas y muchas más. Puedes leer sus testimonios aquí.

Pero primero tienes que abrir la mente, tienes que creer.

Porque, si no crees, no harás, y si no haces no tendrás. Y si ahora estás en el infierno, o en el purgatorio, en tu zona de confort, ahí seguirás.

¿quieres eso?

Si no quieres eso, si quieres pasar a sentarte en la primera fila, si quieres hacer un nuevo trato, crecer y desarrollarte, ¡puedes hacer la mejor inversión de tu vida, puedes invertir en ti!

¿Cuándo empezamos?

¿O crees que ahora no es el momento, que estás muy liado, que eso es para otros y no funcionará contigo, que más adelante, que primero tienes que organizarte, que no tienes dinero para invertir en ti, que…?


Sobre el autor

Fermín Lorente

Facebook Twitter Google+

Entrenador personal de directivos y empresarios.
Experto en mejorar resultados empresariales.
Formador en organización empresarial y en liderazgo.

Si te ha gustado, ¡comparte!

Leave a Comment